Rafael López-Monné

48h primaverales en Salou

La brisa marina siempre os da la bienvenida a Salou. Por la mañana, las playas de la capital de la Costa Daurada son el cobijo ideal para el viajero que tiene ganas de desconectar. De hecho, el murmuro del mar se escucha desde cada una de las nueve playas del destino: las más urbanas, es decir las de Ponent, Llevant, Llarga o Capellans, disponen de todas las comodidades y servicios. Durante el verano, la de Llevant os ofrece un club infantil. Si en cambio preferís bañaros al abrigo de la naturaleza, las calas Font, Penya Tallada o Llenguadets son pequeños paraísos para los amantes de esta conexión con la naturaleza.

A mediodía, y para abrir el apetito, podréis refrescaros y hacer unas tapas en las diferentes chiringuitos que se encuentran en las playas urbanas de Salou. Podréis saborear unos mejillones a la marinera, unas bravas, sepia a la plancha o pescado frito recién pescado; auténticas delicias gastronómicas para todos los miembros de la familia.

Por la tarde, los comercios de Salou os ofrecen una variada propuesta de ocio. Desde hacer shopping y poneros al día con las últimas tendencias de moda, pasando por la posibilidad de poder comprar el equipamiento deportivo que lucen esta temporada los jugadores del FC Barcelona, sin olvidar los pequeños comercios donde encontraréis artículos de bisutería para lucir este verano, entre muchas otras ofertas.

Hay que, eso sí, reservar energías para el atardecer. En Salou, los atardeceres a lo largo de la costa son espectaculares. Sin embargo, dejadnos que os sugiramos dos lugares muy especiales: el Camino de Ronda. Aquí, el rojo del cielo toma una nueva dimensión y da la sensación de que quiera acariciar las olas del mar. O Pilons, donde os podéis sentar y observar cómo el crepúsculo va dando varias tonalidades a la vela construida por Antoni Rosselló, que simboliza la unión de la tierra, el mar y el viento.

Para terminar la jornada, en Salou podréis saborear una variada oferta gastronómica, desde la cocina mediterránea junto a los grandes vinos de las comarcas de Tarragona, pasando por la gastronomía más internacional.

Y si queréis hacer algo de tiempo mientras llegáis a vuestro alojamiento, os proponemos que os acerquéis hasta las fuentes cibernéticas y luminosas que encontraréis en el Passeig Jaume I.

Al segundo día os proponemos descubrir la gran oferta de la Estación Náutica de la Costa Daurada, con actividades náuticas para toda la familia. Desde el fly-board, pasando por el ski náutico, el parasailing, el snorkel o una excursión en barco. Qué, ¿os animáis?

En primera línea de mar, encontraréis BoscAventura, con decenas de actividades para disfrutar de la naturaleza. Desde circuitos de altura, pasando por la escalada, el paintball o el mini golf. Seguro que tanta actividad os abrirá nuevamente el apetito. En PortAventura World también encontraréis una variada y rica propuesta gastronómica en alguna de sus seis áreas temáticas.

Desde PortAventura World, el retorno a Salou es muy cómodo y, si no queréis coger vuestro coche, podéis hacerlo con el tren turístico, con parada en el centro de la capital de la Costa Daurada.

Descubre Salou con el Trenecito