IMG_0728

Las playas de Salou: Playa de Llevant

A primera hora de la mañana, los operarios se encargan de dejar a punto la playa de Llevant de Salou, la más urbana, que con 1.200 metros de longitud se encuentra junto al Passeig Jaime I de la capital de la Costa Daurada. Mientras, los deportistas más madrugadores recorren la playa practicando el running, pero también los hay que prefieren disfrutar de este espacio natural nadando en las cálidas aguas del mar Mediterráneo.

A medida que avanza el día, crece también el número de usuarios de una playa que ofrece muchos servicios para un público muy diverso. Hacia las diez de la mañana, en la zona deportiva de la playa, podéis poneros en forma en la sala fitness y de musculación abierta hasta el 6 de septiembre y en horario ininterrumpido hasta las 20h. El precio es de 4 € para un solo día, pero también podéis conseguir descuentos con el acceso semanal con un coste de 19 €.

En este espacio también podréis practicar el baloncesto, el volei-playa, jugar a palas, fútbol-sala, bádminton, tenis de mesa, hacer una partida de ajedrez o disputar un partido de futvoley. Pero si preferís las clases dirigidas gratuitas, del 29 de junio y hasta el 6 de septiembre, encontraréis clases de gimnasia de mantenimiento, aeróbic, zumba y danza del vientre.

Nens01

Además, en Llevant, del 29 de junio al 31 de agosto, podréis disponer del club infantil, en horario de 11 a 19h, gestionado por profesionales que se encargan del cuidado y también la diversión de los más pequeños. La estancia de una hora tiene un precio de 3,10 €; dos horas es de 5,10 € y por tres horas es de 7,45 €.

En los chiringuitos de la playa Llevant se sirven refrescos para los turistas más sedientos, aunque también podréis degustar algunas tapas o incluso paellas, para aquellos que preferís alargar todo el día en la playa y aprovechar al máximo la jornada.

A media tarde, la playa de Llevant ofrece un ambiente más tranquilo. Los bañistas que llegan, buscan el cobijo de los últimos rayos de sol del día, mientras se tumban sobre su arena fina y dorada.

Y al atardecer, la luz del crepúsculo adquiere un tono especial desde Pilons. La escultura, construida por el artista Antoni Roselló, adquiere formas muy diferentes en función del punto desde el cual es observada. Por ejemplo, desde el mar, da la sensación de que se trata de una gran vela. Es este un momento mágico para captar imágenes o bien para relajarse mientras el rumor del mar os acompaña.

IMG_2700_2