Salou os invita a mirar al mar Mediterráneo

Como sabéis, la capital de la Costa Daurada es un destino que ama el mar Mediterráneo. Descubrid la magia de esta relación única gracias a los miradores de Salou.

Justo al inicio del Camino de Ronda, y en el extremo oriental de la playa de Llevant, encontramos uno de los más conocidos y especiales: Pilons. Este punto ─coronado por una espectacular escultura de Antoni Rosselló Til─ os ofrece uno de los mejores escenarios de nuestra ciudad para admirar los atardeceres más increíbles, mientras observáis la fachada marítima de Salou.

Más al este de nuestra ciudad, y ya sea desde el Camino de Ronda ─un espectacular proyecto construido en varias fases que es un ejemplo de sostenibilidad en el corazón de la Costa Daurada─o la calle de Brussel·les, encontraréis el nuevo mirador de Capellans, un espacio de inmensa belleza que os permitirá contemplar una de las playas más icónicas de Salou.

Continuando precisamente por el Camino de Ronda, y justo después de Capellans, llegaréis al mirador de Po Roig, uno de los lugares más mágicos del Cap Salou gracias a sus vistas de casi 360º y a unas escaleras que os permitirán adentraros todavía más hacia el mar Mediterráneo.

Después ─a medio camino entre la Cala Vinya y Cala Crancs─, tenéis que descubrir el mirador de la Punta del Cavall, uno de los que os permite estar más en contacto con la naturaleza.

De camino al Faro de Salou, y accediendo por la calle de la Cala Crancs, llegaréis al mirador de la Cala Morisca, de reciente construcción ─y que ha permitido la recuperación de un punto histórico de la ciudad de manera sostenible─ que os regalará unas espectaculares vistas de la Cala Crancs.

Finalmente, no os podéis perder el mirador del Faro, así como la espectacular pasarela de madera que os llevará hasta el Faro de Salou, un histórico edificio construido en 1858.

¿Listos y listas para enamoraros de Salou y el mar Mediterráneo?